Sex Shop Lencería Erotica

La lenceria mas sexy online

Sex Shop Lencería Erotica

Sexo tántrico el erogasmo más largo

sexo tántrico

Estás harto del tradicional aquí te pillo, aquí te mato ‘con el primero/a que conoces en el bar? Cansado de los clavos repetitivos que haces con el piloto automático encendido con tu pareja?

El ‘polvo’ de la mañana se ha vuelto tan monótono como los cereales del desayuno? En definitiva: tu vida sexual es tan aburrida como un debate de física cuántica?

El Doctor Canutillo, preocupado como siempre por la vida sexual de sus lectores, propone una solución: el sexo tántrico. Posiblemente hayas oído hablar de ello, ya que se hizo popular cuando el cantante Sting reconoció que gracias a él podía mantener relaciones sexuales durante ocho horas sin parar. Y además, sin sacarla.

Imagine. Ocho horas dale que te pego sin parar. sin pensar en la hipoteca, que tienes que sacar al perro a pasear. Es quizás el único problema del sexo tántrico: sólo es apto para aquellas personas con el suficiente tiempo libre.

Si alguna vez has practicado yoga o alguna disciplina de relajación oriental de estas tan ‘cool’ que están de moda todo te resultará más sencillo.

En caso contrario, la idea básica que uno debe tener en la cabeza antes de empezar es que el sexo tántrico se basa en encuentros largos y relajados, sin prisas. Se venera el éxtasis y se busca un placer más prolongado a través de los placeres sensuales.

Más o menos, como la sensación que uno tiene al ver jugar al Barça, solo que lo importante es tu pareja, y no el gol que ha metido Messi.

El otro axioma del sexo tántrico es que lo importante es la calidad, y no la cantidad. Algo que ya debería ser así en el sexo convencional (estos clavos ‘conejeros’ no acaban de tener sentido).

De hecho, los seguidores más puristas del sexo tántrico (los más frikis), aseguran que con practicar el sexo una vez al mes es más que suficiente.

Según los tántricos, tu antigua profesora de matemáticas, aquella con pinta de malfollada, estaba equivocada: el orden de los factores sí altera el producto. Es decir, no es lo mismo un clavo de ocho horas que cincuenta llaves de diez minutos.

¿El motivo? Cuanta menos leche con espermatozoides produzcas, más energía sexual acumularás. Es decir, cada vez que se eyavula, se pierde energía.

Cuánta energía malgastada en masturbaciones hechas con desgana a las seis de la mañana porque tu noche de fiesta había terminado en velada solitaria con la película del Plus como única acompañante!

En el sexo tántrico, por todo ello, la penetración es un paso más. Meterla y tenerla calentita también es importante, pero no tanto como en tu último ‘polvo’.

La primera etapa de la penetración debe ser estática. Las embestidas deben pasar al olvido. El pene erecto se queda inmóvil dentro de la vagina y después los dos órganos se empezarán a mover autónomamente. Lo que se conoce como ‘dejarse llevar’. Todo es, pues, cuestión de práctica y paciencia. Y luego, podrás lucir ante tus amigos diciendo que has estado ocho horas follando. Y sin sacarla.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *